SEGURIDAD

Estudio revela condición del cerebro que lo protege más pero no nos hace más inteligentes



El cerebro humano es, probablemente, el órgano que por más que se estudie sigue y sigue saliendo información que desconocemos e incluso nos planta la idea de que su estudio seguirá siendo uno de los que más atención se requiere por sus grandes misterios. Y es que, el cerebro, por su capacidad para procesar información, almacenar recuerdos y regular emociones ha desconcertado a científicos y hasta filósofos por igual.

Durante décadas, los científicos han observado un fenómeno notable: el cerebro humano ha experimentado un crecimiento progresivo en su tamaño y por ende de masa encefálica (Foto: Especial).

Sin embargo, a medida que avanzamos con sus estudios en el siglo XXI, la comprensión de este órgano vital continúa expandiéndose, y ahora, un estudio reciente ha generado aún más intriga de la que normalmente ya nos hace pasar: ha aumentado el tamaño del cerebro durante los últimos años y…¿Por qué no somos entonces más inteligentes?

Durante décadas, los científicos han observado un fenómeno notable: el cerebro humano ha experimentado un crecimiento progresivo en su tamaño y por ende de masa encefálica. Este fenómeno se ha documentado a lo largo del siglo XX y ha llevado a especulaciones sobre su significado y consecuencias. Sin embargo, un estudio reciente llevado a cabo por investigadores de la Universidad de California ha descubierto que ha aumentado la amplitud intracraneal en una cohorte de individuos nacidos entre 1930 y 1970 en Massachusetts.

Los resultados de este estudio argumentaron que encontraron que las personas nacidas cerca del límite de 1970 tienen cerebros significativamente más grandes que aquellos de generaciones anteriores. Este aumento en el tamaño del cerebro se concentra en áreas asociadas con procesos cognitivos y emocionales, como el hipocampo y la red de axones mielinizados.

¿Más cerebro, más inteligentes?

La pregunta inevitable que surge es si este aumento en la masa cerebral se correlaciona con un aumento en la inteligencia o las capacidades cognitivas de las generaciones más jóvenes. Sin embargo, los expertos advierten que el tamaño del cerebro por sí solo no es un indicador confiable de inteligencia, ya que esta es influenciada por una variedad de factores externos e internos, genética, acondicionamiento ambiental y por supuesto, el entrenamiento.

Más bien, lo que los investigadores sugieren con su descubrimiento, es que este aumento en la masa cerebral podría estar relacionado con una mejor protección contra enfermedades neurodegenerativas como el Alzheimer y el Parkinson. El tejido cerebral adicional podría actuar como un escudo natural contra el deterioro neuronal asociado con estas enfermedades, ofreciendo una forma de «reserva cerebral» que podría amortiguar el impacto de la demencia en la vejez. Quizá no sean más ni menos inteligentes, pero…sí están más protegidos.

Además, el estudio señala la importancia de las políticas de salud pública durante los primeros años de vida. Se sugiere que políticas efectivas podrían influir en el desarrollo del cerebro de manera significativa, lo que destaca la importancia de la atención y el cuidado infantil en el desarrollo cerebral saludable.

¿Por qué no somos más inteligentes si tenemos un cerebro más grande, no debería haber mayores conexiones neuronales?

El tamaño del cerebro no garantiza automáticamente una mayor inteligencia debido a la complejidad de los factores que influyen en la capacidad cognitiva, cómo se mencionó anteriormente depende de muchísimos factores. Aunque un cerebro más grande puede ofrecer un mayor potencial para establecer conexiones neuronales, la calidad y eficiencia de esas conexiones, así como la experiencia y el aprendizaje, son importantes, especialmente en los primeros años de vida. Además, la distribución del aumento del volumen cerebral y la organización estructural del cerebro también son determinantes. No todas las áreas cerebrales están igualmente asociadas con la inteligencia, y la plasticidad cerebral juega un papel fundamental en la adaptación y el fortalecimiento de las conexiones neuronales a través del tiempo.

Esperamos con ansias los avances de esta investigación y poder conocer mejor por qué este cambio tan drástico de aumento del tamaño del cerebro a lo largo de décadas, si bien, el estudio se realizó en una población de Massachusetts, hará falta replicar el estudio con nuevas y distintas poblaciones alrededor de todo el mundo.

Comentarios

comentarios

Related Articles

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back to top button

GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK