SEGURIDAD

Estrés es el principal factor para sufrir del corazón roto, indican especialistas del ISSEMYM



Dolor en el pecho y dificultad para respirar son síntomas del síndrome del corazón roto, un tipo de miocardiopatía desencadenada principalmente por el estrés, que llega a confundirse con un ataque cardiaco, advirtió Larissa Lira Ochoa, psicóloga adscrita al Instituto de Seguridad Social del Estado de México y Municipios (ISSEMYM).

Este síndrome es una afección temporal vinculada a la hormona del estrés y emociones extremas; mujeres de 50 a 55 años son las más propensas (Foto: Especial).

La especialista señaló que las personas con este síndrome llegan al área de urgencias porque hay esa confusión con un ataque cardiaco, dado que cuando hay un dolor en el pecho, piensan que algo está muy mal, pero el impacto a la salud es menor.

Explicó que esta afección temporal vinculada a la hormona del estrés y emociones extremas aparece de manera inesperada, por lo que es difícil de prevenir esta enfermedad.

“Hay una situación estresante de cualquier tipo, puede ser un duelo, la muerte de una persona cercana, la ruptura de una relación, una enfermedad e incluso un accidente o hasta crisis económica”.

Lira Ochoa dijo que el sexo y la edad son factores de riesgo, aunado a tener antecedentes de algún trastorno mental o padecer ansiedad o depresión. Indicó que son las mujeres en una edad de 50 a 55 años las más propensas, debido a la asociación de factores fisiológicos como la menopausia.

La psicóloga sugirió que para sobrellevar esta situación se debe “hacer ejercicio, la alimentación, también buscar herramientas que permitan un equilibrio de las situaciones estresantes y sobre todo acudir al médico en cuanto haya la sintomatología, que es dolor en el pecho y dificultad para respirar”.

Comentarios

comentarios

Related Articles

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back to top button

CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY