DINERO

Es Miércoles de Ceniza






Hoy miércoles es de imposición de ceniza y el recordatorio de que todos nos vamos a morir. Y vale la pena cuestionarnos como mexicanos si realmente no le tememos a la muerte y nos da risa como decimos o de fondo no nos queremos morir, que no sea pronto y que no nos dé algún padecimiento doloroso antes de que ocurra el final.

Y bueno, lo otro que preocupa es la incógnita de si existe el más allá y de qué está hecho pero nadie ha venido para contarnos y de quienes han estado al borde de morir no se tiene la seguridad de sus palabras pues se especula que estaban delirando. Así pues, nadie nos vamos a escapar de la muerte y tampoco sabemos de qué manera y cuándo sucederá. Es por eso que el miércoles de ceniza lo que enfatiza la iglesia Católica es a reconocer la fragilidad del ser humano y el perdón divino, que se acompaña de ayuno y sacrifiicios. Es un momento de reflexión para convertirnos, para volver a Dios, purificarnos de las faltas y creer.

En esta fecha la frase que trasciende es “Polvo eres y en polvo te convertirás”; y  la ceniza  se asegura que proviene de las hojas de palma quemadas en la celebración del Día de Ramos del año anterior.

Tras la imposición de la ceniza comienza la Cuaresma o cuarenta días en que los fieles se preparan con ayuno y oración para la Semana Santa que recuerdan la Pasión, Muerte y Resurrección de Jesucristo. Hoy no es una fecha triste o fatalista sino un acto de humildad y esperanza de lo que vendrá.

Comentarios

comentarios






Artículo anteriorEsperamos cielo mayormente nublado en el valle de Toluca
Artículo siguienteEl amor en los tiempos del internet


Related Articles

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back to top button

GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK