MEDIO AMBIENTE

En vísperas del Eclipse, Colegio Mexiquense organizo conferencia sobre las tablas Mayas


Ante la cercanía del eclipse anular de sol de este sábado 14 de octubre, volver los ojos a lo que documentos antiguos registran ofrece información tan valiosa como la que tiene el Códice Dresde, como es conocido el libro antiguo escrito en glifos mayas, que contiene tablas y almanaques relacionados con los planetas visibles (Venus en especial) en 69 intervalos de 177 o 148 días relacionados con eclipses del sol y de la luna.

Erik Velásquez García, del IIE de la UNAM, habló del mundo antiguo y de la capacidad que había para predecir eventos astronómicos en periodos de 104 años. Podría predecir eventos hoy.

En una charla erudita, con abundante información peroofrecida de manera accesible y con muchas imágenes, Erik Velásquez García, profesor-investigador del Instituto de Investigaciones Estéticas de la Universidad Nacional Autónoma de México, dio la conferencia «Las tablas de eclipses y del planeta Venus entre los mayas», en la sesión del seminario Arqueología y Etnohistoria de Mesoamérica, coordinado por el historiador Raymundo Martínez García, quien moderó el encuentro realizado en el Aula Mayor, en Santa Cruz de los Patos, sede de El Colegio Mexiquense.

El estudioso detalló que el Códice Dresde consta de 74 páginas de 9.1 x 20.5 cm., cuyas hojas, pintadas por ambos lados, están hechas de corteza de amate y cubiertas de una fina capa de estuco, y las pruebas de carbono 14 de este material, combinadas con el análisis iconográfico y etnográfico, apuntan a Yucatán como el lugar de origen del documento, alrededor de los siglos XIII y XIV.

A pesar de ser estudiadas desde hace más de 100 años, las tablas aún guardan secretos y misterios; sin embargo, se ha determinado que fueron creadas como un instrumento para predecir eclipses, incluyen un prefacio y un conteo aritmético, glifos relacionados con las deidades del maíz, el inframundo, la cacería o el Dios cocodrilo, y presagios sobre los días de los eventos astronómicos

Además -agregó-, hay 27 fechas escritas en el códice, la más antigua remite al año 623 y la más reciente corresponde al año 1210, por lo que, dijo el conferenciante, es un modelo que puede incluso reproducirse para la predicción de eclipses en nuestro tiempo.

Erik Velásquez García compartió que muchos de los investigadores del códice han hecho comparaciones con respecto a los eclipses ocurridos en los periodos que marca la tabla, y aunque no todos fueron visibles en la región maya, los eventos coinciden, es decir, que este modelo aritmético elaborado por los astrónomos mayas predijo acontecimientos astronómicos durante más de 600 años en periodos tan dilatados como 104 años.

Algunos investigadores piensan que el material que incluye el códice fue recopilado a lo largo de siglos, pasando de una generación a otra, por lo que el contenido del mismo sería mucho más antiguo, ya que las tablas de los eclipses tienen fechas marcadas que han sido denominadas como «estaciones de advertencia de eclipses».

Detalló que en ese número de días, a partir de la fecha inicial de la tabla, se espera que suceda un eclipse, evento que venía acompañado de presagios, pues los mayas pensaban que el fenómeno atraía horas oscuras, hombres heridos o bien las deidades de la abundancia sufriendo, además de la posible amenaza de terminar con el sol o con la luna, e incluso pensaban que éstos estaban siendo devorados por enormes animales en el cielo, por ejemplo una iguana, una serpiente, un perro o una hormiga.

El códice también incluye la observación y el seguimiento de las fases de otros planetas, con respecto a la tabla de eclipses, por lo que el investigador explicó que aún hay mucho que investigar para determinar otros conocimientos sobre la naturaleza y el universo que los mayas dominaban.

La charla se encuentra alojada en el canal de YouTube y la página en Facebook de El Colegio Mexiquense, que en vísperas de realizar su feria del libro, invita también a la siguiente sesión del seminario, que será la última del año y se verificará el 13 de diciembre, con la charla «La adivinación en el México antiguo», a cargo del conocido historiador Guilhem Olivier, también investigador de la UNAM.

Comentarios

comentarios

Related Articles

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back to top button

Seo Tools Seo Tools Seo Tools Seo Tools Seo Tools Seo Tools Seo Tools Seo Tools Seo Tools Seo Tools Seo Tools Seo Tools Seo Tools Seo Tools Seo Tools Seo Tools Seo Tools Seo Tools Seo Tools Seo Tools Seo Tools Seo Tools Seo Tools Seo Tools Seo Tools Seo Tools Seo Tools Seo Tools Seo Tools Seo Tools Seo Tools Seo Tools Seo Tools Seo Tools Seo Tools Seo Tools Seo Tools Seo Tools Seo Tools Seo Tools Seo Tools Seo Tools Seo Tools Seo Tools Seo Tools Seo Tools Seo Tools Seo Tools Seo Tools Seo Tools Seo Tools Seo Tools