POLÍTICA

En vísperas de la fiesta guadalupana



Esta noche son las vísperas del Día de la Virgen de Guadalupe y por tanto, habrá cohetes durante toda la noche para amanecer con mariachis en los templos, celebraciones eucarísticas y convivios de aquellos que llevan su nombre.

Es la festividad de una de las vírgenes más famosas del mundo al grado de que se le venera en distintas partes incluyendo Estados Unidos, Canadá, China, Italia, Israel, Argentina y Cuba. La Basílica de Guadalupe es a su vez el segundo recinto católico más visitado después de la Basílica de San Pedro, en Roma.

Es así como la imagen de “La morenita” está en las grutas de San Pedro, en el Vaticano, y que fuera inaugurada por el Papa Juan Pablo II en mayo de 1992 y donde cada 12 de diciembre se le celebra una misa. Pero también se le halla en otros lugares como Notre-Dame, con capilla propia, creada en 1949 y consagrada un año después; por cierto que la imagen permaneció sin daños tras el incendio de 2019.

En la capital del país, concretamente la Basílica de Guadalupe, se esperan más de 10 millones de personas por estos días en peregrinaciones, visitas grupales, familiares e individuales. Habrá misas, rosarios y demás oraciones; peticiones y agradecimientos. Esta fecha reúne a fieles, curiosos y turistas y se hace acompañar de danzantes vestidos con trajes tradicionales llenos de plumas y sonajeros en mano. La Virgen de Guadalupe hace que nos identifiquen como mexicanos, es símbolo de unidad y en ocho años se conmemorarán 500 años de la aparición a Juan Diego en el cerro del Tepeyac. Cabe recordar una de las frases que se le atribuyen a la Virgen a modo de consuelo para sus seguidores: ¿Acaso no estoy yo aquí que soy tu madre?

Comentarios

comentarios

Related Articles

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back to top button

GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK