SEGURIDAD

En Tecámac rescatan a 9 felinos que se encontraban en situación de abandono



Personal de la Fiscalía General de Justicia del Estado de México (FGJEM), en conjunto con autoridades de la Procuraduría de Protección al Ambiente del Estado de México (PROPAEM), de Protección Civil y Bomberos, así como de Control Animal del municipio de Tecámac, rescataron a nueve felinos que se encontraban en situación de abandono en un inmueble de esta demarcación.

Esta acción fue realizada mediante técnica de investigación de cateo en un inmueble del Fraccionamiento Sierra Hermosa (Foto: Especial).

Derivado de una denuncia ciudadana mediante la cual se informó que al interior de un inmueble ubicado en el Fraccionamiento Sierra Hermosa, en el municipio de Tecámac, al parecer se encontraban algunos felinos en situación de abandono y maltrato, sin alimento ni agua, el Agente del Ministerio Público solicitó a la Autoridad Judicial librar orden de cateo para dicha vivienda.

Una vez que este mandamiento judicial fue otorgado, agentes de la Fiscalía Edoméx, en conjunto con autoridades de PROPAEM, Protección Civil y Bomberos, así como de Control Animal del municipio de Tecámac, se trasladaron al inmueble, donde rescataron a 9 gatos que fueron revisados por un médico veterinario quien diagnosticó que presentaban desnutrición y deshidratación. Además de encontrarse en situación de abandono, por lo que fueron canalizados a dicho centro de control animal para su resguardo.

Por lo que hace al inmueble fue asegurado por parte de esta Fiscalía estatal para continuar con las indagatorias.

Comentarios

comentarios

Related Articles

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back to top button

GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK