ENTRETENIMIENTO

En lugar de pedir el voto, Morena debe pedir perdón, asegura Enrique Vargas



Nos quitaron la salud, antes  teníamos apoyo en medicinas, con doctores, escuela de tiempo completo, estancias infantiles, comedores. Todo eso se vino construyendo en gobiernos del PAN, PRI y PRD, recordó el candidato al Senado por la Coalición Fuerza y Corazón por México, Enrique Vargas del Villar, quien reiteró que el actual gobierno no ha construido obras de impacto social, para el país.

Nos mintieron y nos quitaron la salud, el actual gobierno no ha tenido obras de impacto social (Foto: Especial).

En Jiquipilco, el abanderado aliancista sentenció que Morena en lugar de estar pidiendo el voto, debería estar pidiendo perdón porque en lugar de ayudar a las familias que más necesitan, les quitaron programas vitales como el de la salud.

Es por ello que para evitar siga esta política de destrucción que ha mentido todo el tiempo, es preciso que el 2 de junio, todos salgan a votar, en la que será una elección histórica, recordada por haber sacado a Morena del gobierno.

Recordó que ya quitaron muchos apoyos, como lo es Procampo, que beneficiaba a las y los productores agrícolas de esta región, pero de la mano con Xóchitl Gálvez como presidenta de la República se van a recuperar y mejorar. «Los programas sociales no se van a quitar, al contrario, van a estar mejor. No sé dejen engañar por los de Morena», puntualizó Vargas del Villar.

Agregó, que para fortalecer la seguridad, volverán los recursos del Fortaseg, para que desde los municipios se invierta en esta materia.

El candidato al Senado invitó a las y los asistentes a salir a votar el próximo 2 de junio por la Coalición Fuerza y Corazón por México, para ganar la presidencia de la República y obtener la mayoría en las Cámaras de Diputados y Senadores.

Comentarios

comentarios

Related Articles

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back to top button

GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK