TECNOLOGÍA

En la semana mayor



Mis estimados cuatro lectores, hagan favor de ajustar sus relojes políticos: estamos a un mes de que inicien las campañas electorales locales en el estado libre y soberano de México.

Si el calendario no ha cambiado —y del gregoriano nos regresaron al juliano—, apenas terminada la Semana Santa los aspirantes, aspirantas y aspirantos empezarán a meter el acelerador rumbo a la jornada electoral del 2 de junio, en el que los mexiquenses votaremos por presidenta o presidente, integrantes del Senado de la República así como de la Cámara de Diputados del Congreso de la Unión, además de votar por los ayuntamientos y la Legislatura local. Una chulada de elección, con miles de candidatos y cualquier cantidad de tránsfugas.

Los candidatos a los cargos de elección federal ya están definidos e inscritos ante las autoridades correspondientes. Y aunque nadie los vea —salvo el caso de las aspirantes a la presidencia—, dicen que andan en campaña. Con la esperanza de que la gente vote por ellos a ciegas o vote por las siglas de los partidos o coaliciones correspondientes, sin saber quién es Fulano o Perengana de Tal, los candidatos.

Mientras,en lo local, a los partidos políticos y a las coaliciones en el estado de México se les está haciendo bolas el engrudo.

A dos meses y medio de las elecciones de junio próximo, a un mes de que inicien las campañas electorales locales, el próximo 26 de abril, las candidaturas se están definiendo a cuenta gotas.

Quienes toman las decisiones está deshojando la margarita con mucha calma o en medio de grandes presiones.

Y todo parece indicar que en un proceso político que se antoja muy competitivo, las presiones de líderes, grupos y caciques, ha puesto en jaque a las dirigencias formales, lo mismo que las disputas entre liderazgos antiguos y emergentes.

Hay amagos, berrinches, amenazas, venganzas, pataleos y estos se extienden y profundizan. Se corrompen y emponzoñan las diferencias al interior de las fuerzas políticas. Y hay que afirma que dará un golpe sobre la mesa para imponer su preferido o preferida —o preferide—, así que ni lo que ya está definido “está escrito en piedra”.

Y se hacen bolas. Porque todos y todas juran o perjuran que son los elegidos. En algunos municipios ya están definidos los aspirantes y en otros las definiciones de atrasan y se enredan.

Estamos a un mes del inicio de las campañas locales. Y el tiempo no se detiene.

Muchos esperaban que antes de la Semana Santa los ungieran con palmas y ramos. Y otros solamente esperan que sus adversarios den “las tres caídas” o ruegan porque ellos no resulten los crucificados.

Porque son tiempos de purificación, reflexión y contemplación. Tiempos de los que se “lavan las manos” y de los que cambian a su mesías por un ladrón cualquiera. Y, por qué no decirlo, hasta tiempos de que los muertos resuciten.

Comentarios

comentarios

Related Articles

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back to top button

CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY