MEDIO AMBIENTE

En Edomex, pobre inversión en educación por alumno



En el estado de México la Federación invierte en promedio 18 mil 197 pesos en la educación de un niño, una cantidad menor sí se compara con Baja California, donde se destinan 46 mil 094 pesos por alumno. 

En el estado de México la Federación invierte en promedio 18 mil 197 pesos en la educación de un niño (Foto: Sonia Vilchis).

Así lo dio a conocer la organización Mexicanos Primero,en su estudio “Proyecto de Presupuesto de Egresos de la Federación para 2024”, que dicen contempla una distribución inequitativa del presupuesto que reciben las entidades federativas en materia educativa. 

De acuerdo con un análisis realizado por la organización el gobierno prevé para el año entrante una inversión que no contempla tamaño, y las variaciones de la matrícula de estudiantes, la plantilla docente o el desempeño educativo de los estados. 

El gasto público por estudiante permite estimar los recursos que reciben cada año las niñas, niños y adolescentes de educación básica en los diferentes contextos en donde estudian. 

Las brechas entre entidades federativas, ocasionan que las necesidades educativas no se atiendan de la misma forma, pues, mientras Baja California Sur recibe 46 mil 094 pesos por estudiante, estados como Puebla, Chiapas, Guanajuato, Yucatán y Tabasco reciben menos de la mitad. 

Y las entidades con mayor número de estudiantes como Nuevo León, Estado de México y Jalisco son las más castigadas en la repartición de recursos. 

Mientras Jalisco recibe 18 mil 132 pesos por estudiante y el estado de México 18 mil 197 pesos; Campeche, Oaxaca, Colima están por encima de los 35,000. 

Comentarios

comentarios

Related Articles

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back to top button

GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK