SALUD

El Hospital para el Niño al borde del colapso

El Hospital para el Niño del Instituto Materno-Infantil del Estado de México enfrenta una situación límite. La falta de infraestructura adecuada y la escasez de equipos y medicamentos esenciales amenazan con colapsar este vital centro de atención pediátrica.

Situación Crítica en el Hospital para el Niño

Según informes de personal médico, el hospital carece de la capacidad necesaria para atender adecuadamente a pacientes pediátricos con neumonías y otros problemas respiratorios graves. La situación se ve agravada por un mantenimiento inadecuado del equipo existente, dejando solo tres succionadores portátiles disponibles para todo el hospital, una cifra alarmantemente insuficiente.

Testimonios del Personal Médico

Una enfermera, que prefirió mantenerse anónima, ha compartido la difícil realidad enfrentada por el personal: un incremento de hasta el 70% en pacientes con problemas respiratorios, incluyendo casos de Covid-19 e influenza. Esta sobrecarga de trabajo y la insuficiencia de recursos críticos como oxígeno y equipos de succión ponen en riesgo la vida de los pacientes.

Impacto del Aumento de Casos Respiratorios

Datos oficiales reflejan un alarmante aumento en casos de Infecciones Respiratorias Agudas y neumonías en el Estado de México, con un registro de 8,699 casos adicionales de IRA y 1,277 de neumonías en las primeras semanas de 2024. A pesar de una reducción en los casos de Covid-19, la presión sobre el sistema de salud permanece alta.

Desafíos para las Familias de los Pacientes

La carencia de medicamentos obliga a las familias de los pacientes a buscar soluciones por su cuenta, enfrentándose a costos elevados y a la angustia de esperar fuera del hospital durante semanas. Esta situación subraya la necesidad urgente de una respuesta coordinada para aliviar el sufrimiento de los pacientes y sus familias.

Related Articles

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back to top button

CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY