MEDIO AMBIENTE

el aroma de los muertos que emana de los árboles que lloran



La esperanza de ver nuevamente a quienes han dejado este plano, de volver a convivir con los seres queridos fallecidos, en México ha creado una de las tradiciones más importantes y arraigadas por las costumbres de los pueblos originaros.

Este año la Conabio tiene una publicación digital sobre este elemento aromatico de la ofrenda de Día de Muertos que se puede consultar a través del siguiente enlace: https://bioteca.biodiversidad.gob.mx/janium-bin/janium_zui.pl?jzd=/janium/Documentos/ETAPA06/AP/6402/copales.jzd&fn=6402 (Foto: especial Conabio).

Por ello, entre los elementos destacados en las celebraciones del Día de Muertos, destacan los aromas de flores, de frutas de temporada, de los platillos destinados para recibir la visita de los difuntos, y del copal, el aroma que les guiará de nuevo a casa.

Y si bien, desde que se buscan estos elementos para colocarlos en las ofrendas, y a la distancia podemos percibirlos pues parece tan común encontrarlos, de pronto puede saltar a nuestra curiosidad, ¿De dónde provienen los elementos aromáticos que dan  identidad a la celebración?

De acuerdo la Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad, en el caso del copal, es una resina aromática que se quema en pequeñas brasas, liberando su fragancia característica, que se cree atrae y guía a las almas de los difuntos hacia el altar.

El humo del copal también se considera purificador y protector, alejando a los malos espíritus y purificando el ambiente en el que se lleva a cabo la conmemoración.

El uso del copal en las ofrendas de Día de Muertos es un testimonio de la riqueza cultural y espiritual de esta celebración, que sigue siendo una parte integral de la identidad mexicana.

El copal, es una resina vegetal que producen diferentes especies de árboles, y son clasificados por los taxónomos dentro del género “bursera copalifera”. En lengua náhuatl el vocablo copalli se aplica a toda planta productora de resina que desprende aroma al quemarse, y en el caso de México las diversas especies se encuentran desde el sur poniente del pacífico, centro, y sur del país.

El momento justo para la recolección de la resina es durante la temporada de lluvias entre los meses de agosto y septiembre.

Las resinas vegetales como el copal fueron ampliamente conocidas y aprovechadas por las culturas prehispánicas para uso ritual, ceremonial, festivo, terapéutico, medicinal y como aglutinantes.

La curiosidad del término copal, es que trascendió Mesoamérica y hoy esta palabra se utiliza para referirse entre otras al copal de Mozambique, al copal del Congo, al copal cauri de Nueva Zelanda que son resinas duras.

Comentarios

comentarios

Related Articles

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back to top button

BacklingTools BacklingTools BacklingTools BacklingTools BacklingTools BacklingTools BacklingTools BacklingTools BacklingTools BacklingTools BacklingTools BacklingTools BacklingTools BacklingTools BacklingTools BacklingTools BacklingTools BacklingTools BacklingTools BacklingTools BacklingTools BacklingTools BacklingTools BacklingTools BacklingTools BacklingTools BacklingTools BacklingTools BacklingTools