EDUCACIÓN

Educación ambiental






Hoy que se conmemora el Día Mundial de la Educación Ambiental, ¿te has preguntado porqué no cuidamos el medio ambiente? La razón es que pensamos que, con todo y amenazas, que estas no son graves o inminentes. Asimismo, tratamos de convencernos de que la naturaleza tiene capacidad de regeneración, que el entorno no afecta a nuestra salud, que el clima siempre ha cambiado y que más del 70 por ciento de la superficie del planeta es agua. Individualmente te tienes que convencer del efecto que ocasionan nuestras acciones pequeñas como la cantidad y tipo de basura que generas cada día y que no analizas a dónde va a parar porque no desaparece.

Directa o indirectamente estamos contribuyendo a la deforestación, la destrucción de hábitats naturales, el deshielo de los polos y las temperaturas extremas. Y si bien los jóvenes entre 18 y 35 años han sido reconocidos como una generación con alta conciencia ambiental, los adultos y mayores tenemos que ceder a la problemática y adoptar hábitos simples como ahorrar agua al bañarnos, mantener cerrada la llave del agua mientras nos cepillamos los dientes, utilizar desodorantes en barra y no aerosol, no tirar cicles o colillas de cigarro al suelo y usar menos bolsas.

También ayuda que te informes por tu cuenta sobre las temáticas ambientales para que conozcas los hechos y a partir de ahí tomes medidas. Dice la Universidad Nacional Autónoma de México que el análisis global de los problemas del medio ambiente como la pérdida de especies y ecosistemas muestra evidencias sólidas de escenarios peligrosos y si no hay cambios no podremos mantener las condiciones adecuadas de vida para todos. No nos engañemos pues, el medio ambiente está en deterioro y en casos como el calentamiento global ya rebasó los límites.

Comentarios

comentarios






Artículo anteriorContinuará el ambiente cálido en el valle de Toluca


Related Articles

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back to top button

GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK