SALUD

Edoméx establece penas de hasta 8 años de prisión por filtrar fotos de cadáveres

Para prevenir la revictimización y erradicar la normalización de la violencia, el Estado de México sancionará con hasta ocho años de prisión a quienes difundan imágenes de personas fallecidas, según el Decreto publicado en el Periódico Oficial Gaceta del Gobierno.

Las iniciativas, conocidas como “Ley Ingrid” y “Ley Ocaña,” buscan proteger la dignidad, el honor y la intimidad de las víctimas y sus familias. La reforma al Artículo 227 Bis del Código Penal del Estado de México tipifica conductas indebidas de personas o servidores públicos que revelen o difundan material audiovisual o archivos de víctimas.

La gobernadora Delfina Gómez destaca la importancia de garantizar el respeto a los Derechos Humanos de víctimas y ofendidos. La reforma, celebrada por el Ejecutivo estatal, busca sancionar de manera ejemplar la filtración y exposición masiva de este material en medios y redes sociales, preservando la dignidad de las víctimas y sus familiares.

La nueva ley contempla penas de cuatro a ocho años de prisión, multas de 500 a mil veces el valor diario de la Unidad de Medida y Actualización, y reparación integral del daño. También considera sanciones para servidores públicos que participen en la comisión de este delito, con penas de tres a siete años de prisión y multas.

En casos de menores o difusión de material de víctimas vulnerables, la pena se incrementará. La reforma refleja el trabajo coordinado entre los Poderes Ejecutivo, Legislativo y Judicial, y surge de iniciativas presentadas por diputadas del Partido Verde Ecologista de México (PVEM) y Morena.

El Estado de México refuerza su compromiso con una política de cero tolerancia a la corrupción y acciones contrarias a los principios éticos, construyendo un marco jurídico que promueva el bienestar de las familias.

Related Articles

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back to top button

BACKLINKTOOLS BACKLINKTOOLS BACKLINKTOOLS BACKLINKTOOLS BACKLINKTOOLS BACKLINKTOOLS BACKLINKTOOLS BACKLINKTOOLS BACKLINKTOOLS BACKLINKTOOLS BACKLINKTOOLS BACKLINKTOOLS BACKLINKTOOLS BACKLINKTOOLS BACKLINKTOOLS BACKLINKTOOLS BACKLINKTOOLS BACKLINKTOOLS BACKLINKTOOLS BACKLINKTOOLS BACKLINKTOOLS BACKLINKTOOLS BACKLINKTOOLS BACKLINKTOOLS BACKLINKTOOLS BACKLINKTOOLS BACKLINKTOOLS BACKLINKTOOLS BACKLINKTOOLS BACKLINKTOOLS BACKLINKTOOLS BACKLINKTOOLS BACKLINKTOOLS BACKLINKTOOLS BACKLINKTOOLS BACKLINKTOOLS BACKLINKTOOLS BACKLINKTOOLS BACKLINKTOOLS BACKLINKTOOLS BACKLINKTOOLS BACKLINKTOOLS BACKLINKTOOLS BACKLINKTOOLS BACKLINKTOOLS BACKLINKTOOLS BACKLINKTOOLS BACKLINKTOOLS BACKLINKTOOLS BACKLINKTOOLS BACKLINKTOOLS BACKLINKTOOLS BACKLINKTOOLS BACKLINKTOOLS BACKLINKTOOLS BACKLINKTOOLS BACKLINKTOOLS BACKLINKTOOLS BACKLINKTOOLS BACKLINKTOOLS BACKLINKTOOLS BACKLINKTOOLS BACKLINKTOOLS BACKLINKTOOLS BACKLINKTOOLS BACKLINKTOOLS BACKLINKTOOLS BACKLINKTOOLS BACKLINKTOOLS BACKLINKTOOLS BACKLINKTOOLS BACKLINKTOOLS BACKLINKTOOLS BACKLINKTOOLS BACKLINKTOOLS BACKLINKTOOLS BACKLINKTOOLS BACKLINKTOOLS BACKLINKTOOLS BACKLINKTOOLS BACKLINKTOOLS BACKLINKTOOLS BACKLINKTOOLS BACKLINKTOOLS BACKLINKTOOLS BACKLINKTOOLS BACKLINKTOOLS