ENTRETENIMIENTO

Durante cateo en Nezahualcóyotl detienen a cinco personas; aseguran narcóticos






Agentes de la Fiscalía General de Justicia estatal (FGJEM), en conjunto con elementos de la Dirección de Seguridad Pública y Tránsito Municipal de Nezahualcóyotl, detuvieron a cinco personas y aseguraron narcóticos, mediante técnica de investigación de cateo en un inmueble de dicha demarcación.

Los detenidos fueron presentados ante el Agente del Ministerio Público, para que sea determinada su situación legal (Foto: Especial).

Como parte de las acciones que lleva a cabo la Institución sobre inmuebles, al parecer utilizados para la comisión de hechos delictivos relacionados con la venta de droga, el Ministerio Público solicitó a la Autoridad Judicial librar orden de cateo para un domicilio ubicado en la colonia Tamaulipas.

El mandamiento judicial fue otorgado por ello se trasladaron al lugar elementos de la Fiscalía mexiquense y de la Policía Municipal de Nezahualcóyotl, quienes aseguraron envoltorios con hierba verde con las características de la marihuana, un objeto punzocortante y cartuchos útiles.

Además fueron detenidos Roberto “N” de 55 años, Javier “N” de 41 años, María “N” de 34 años, María Guadalupe “N” de 40 años y Angélica Margarita “N” de 40 años, mismos que fueron presentados ante el Agente del Ministerio Público, quien inició la investigación correspondiente y determinará su situación legal. En tanto que el domicilio quedó asegurado.

A las personas detenidas se les debe considerar inocentes hasta que sea dictada una sentencia condenatoria en su contra.

Comentarios

comentarios






Artículo anteriorEl costo de la violencia


Related Articles

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back to top button

GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK