DINERO

DIFEM y Beneficencia Pública coordinan acciones en materia de salud y discapacidad



El Sistema para el Desarrollo Integral de la Familia del Estado de México (DIFEM) y la Dirección General de la Administración del Patrimonio de la Beneficencia Pública (APBP), coordinarán acciones en materia de salud y discapacidad, a través de un convenio de colaboración, para que grupos vulnerables tengan acceso a servicios de calidad.

Firman convenio para acercar servicios a grupos vulnerables (Foto: Especial).

En el Teatro Morelos de Toluca, se formalizó el convenio que permitirá conjuntar el trabajo de la Beneficencia Pública, el DIFEM y los Sistemas Municipales DIF.

Las acciones en materia de salud y atención a la discapacidad permitirán -a quienes tengan acceso a ellas- obtener su independencia al recuperar la funcionalidad del oído, la vista y la movilidad.

Entre las acciones habrá jornadas auditivas, protésicas, visuales, de movilidad, reconstructivas, cirugías bariátricas y de aparatos funcionales.

La APBP aplicará los subprogramas dirigidos a personas físicas en materia de salud, así como de atención a la discapacidad en comunidades indígenas y marginadas.

Al DIFEM le corresponderá promover la participación de mexiquenses en situación de vulnerabilidad, recabará y verificará el soporte documental de los usuarios y elaborará un informe anual sobre el cumplimiento de las metas y resultados de este convenio cuya vigencia es hasta diciembre de este año.

Las jornadas tendrán cobertura estatal, y la atención iniciará en municipios como Acambay, Almoloya de Juárez, Amatepec, Luvianos, San Felipe del Progreso, San José del Rincón, Texcaltitlán, Villa de Allende, Villa Victoria y Zumpahuacán, entre otros que cuentan con presencia indígena de alto o muy alto grado de marginación o rezago social.

Comentarios

comentarios

Related Articles

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back to top button

GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK