EDUCACIÓN

Detienen a posible extorsionador en Ecatepec






Elementos de la Fiscalía General de Justicia estatal (FGJEM) cumplimentaron orden de aprehensión contra Iván “N”, señalado por su probable intervención en el delito de extorsión, por hechos ocurridos en Ecatepec.

Habría solicitado dinero a un chofer repartidor de una empresa de bebidas alcohólicas, a cambio de no causarle daño y dejarlo realizar su trabajo.

La indagatoria de la Fiscalía Edoméx permitió determinar que el 30 de agosto pasado, la víctima, quien laboraba como chofer repartidor de una empresa de bebidas alcohólicas, fue interceptado por el hoy detenido, en la calle Pátzcuaro, colonia La Joya, en Ecatepec. Este individuo presuntamente lo amagó con un arma de fuego y le habría exigido la entrega de una cantidad en efectivo a cambio de no causarle daño y dejarlo trabajar.

La víctima denunció los hechos ante esta Institución, por ello fue iniciada una investigación y recabados datos de prueba, los cuales fueron aportados ante el Agente del Ministerio Público, quien otorgó orden de aprehensión contra el posible implicado en los hechos.

Policías de Investigación (PDI) le dieron cumplimiento a este mandamiento judicial y pusieron al detenido a disposición del Órgano Jurisdiccional en el Centro Penitenciario y de Reinserción Social de la zona, quien determinará su situación legal.Al detenido se le debe considerar inocente hasta que sea dictada una sentencia condenatoria en su contra.

Comentarios

comentarios






Artículo anteriorEdomex tiene cinco planteles certificados libres de violencia contra mujeres
Artículo siguienteContinúa regular la calidad del aire en el Valle de Toluca


Related Articles

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back to top button

GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK