EDUCACIÓN

Cumplimentan orden de aprehensión contra joven investigado por feminicidio 



Agentes de la Fiscalía General de Justicia estatal (FGJEM) cumplimentaron orden de aprehensión contra un joven, quien en marzo del año 2022 cuando tenía 17 años, habría causado la muerte a una adolescente en el municipio de Temoaya.

(Foto: Especial).

 De acuerdo con indagatorias de la Fiscalía mexiquense, el 26 de marzo de ese año la víctima se encontraba en compañía del ahora detenido en un inmueble de la comunidad San Pedro Abajo, de dicha demarcación, donde en algún momento este individuo la habría privado de la vida y luego huyó del lugar.

 Tras realizarse el hallazgo del cuerpo, personal de la Fiscalía mexiquense llevó a cabo actos de investigación que permitieron establecer la probable intervención de un adolescente en este feminicidio, por lo que se le solicitó a un Juez Especializado librar orden de aprehensión en su contra.

Agentes de la Policía de Investigación (PDI) llevaron a cabo acción operativa que derivó en la detención de este joven, quien fue puesto a disposición de la Autoridad Judicial en el Centro de Internamiento Quinta del Bosque en Zinacantepec.

Los datos de prueba aportados por el Ministerio Público fueron determinantes para que un Juez iniciara proceso legal contra el posible implicado, además estableció plazo de 25 días para el cierre de investigación complementaria y medida cautelar de internamiento.

 Al detenido se le debe considerar inocente hasta que sea dictada una sentencia condenatoria en su contra. 

Comentarios

comentarios

Related Articles

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back to top button

GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK