TECNOLOGÍA

Crece afluencia de pasajeros del tren ligero México-Toluca hasta 15%



Se cumplen seis meses desde que se puso en marcha el tren ligero México-Toluca, en el tramo de Zinacantepec al municipio de Lerma, y a decir de trabajadores la afluencia ha crecido hasta 15 por ciento.

(Foto: Sonia Vilchis).

Son estudiantes y trabajadores los que mayormente hacen uso de este sistema de transporte, quienes aseguran que con la puesta en marcha del tren sus traslados disminuyeron hasta 50 por ciento.

Toda vez que hacen 20 minutos de Zinacantepec a Lerma y viceversa, cuando en camión tradicional el tiempo era de 40 minutos o más.

Sin embargo, reconocen que tienen que esperar hasta 15 minutos para que un tren llegue a la estación.

Hay que recordar que el tren ligero México-Toluca fue anunciado en 2014, en donde su presupuesto inicial era de 38 mil millones de pesos y actualmente supera los 100 mil millones de pesos.

Esta primera etapa implicó la inversión de 35 mil millones de pesos, generó seis mil 500 empleos directos y 18 mil indirectos, según datos del gobierno Federal.

Para poder concluir el proyecto, el cual lleva más de 9 años de construcción hacen falta 38 kilómetros, los cuales y a decir del presidente de la República quedarían listos en diciembre de este 2024.

Actualmente “El Insurgente”, recorre 20 kilómetros, pasando por Zinacantepec, Toluca Centro, Metepec y Lerma.

A decir de las autoridades este trayecto tiene la posibilidad de poder trasladar a medio millón de habitantes, que son los que se contabilizan en la zona.Aunque un vagón por viaje traslada máximo a 30 personas, según un conteo realizado por el equipo de Así Sucede.

Comentarios

comentarios

Related Articles

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back to top button

GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK