EDUCACIÓN

Convierten basura electrónica en oro



Muchos de los dispositivos electrónicos que se acaban desechando a la basura incluyen multitud de materiales realmente valiosos, como el oro.

Un equipo de investigadores ha creado un proceso para poder extraer este oro de la basura electrónica de forma sostenible y barata

Y ahora un conjunto de científicos ha encontrado un método sostenible y barato, capaz de extraer oro de los residuos electrónicos.

Así lo ha anunciado el profesor Raffaele Mezzenga, del departamento de ciencias y tecnología de salud de ETH Zurich, quien ha logrado recuperar oro de los desechos electrónicos utilizando un subproducto del proceso de elaboración del queso.

Los actuales métodos de recuperación de metales preciosos como el oro de la basura electrónica, consumen mucha energía y a menudo requieren el uso de productos químicos muy tóxicos.

Pero este conjunto de investigadores ha creado un método eficiente y rentable en la forma de una esponja hecha de una matriz proteica.

Para fabricarla, desnaturalizaron las proteínas del suero en condiciones ácidas y a altas temperaturas para que se agregaran en nanofibrillas de proteínas en un gel. Luego secaron el gel creando una esponja a partir de estas fibrillas de proteína.

Así que para recuperar el oro, el equipo rescató placas base electrónicas deshechadas y extrajo las partes metálicas, y luego disolvieron estas partes en un baño ácido para ionizar los metales.

Al colocar la esponja en la solución de iones metálicos, los iones de oro se adquirieron a las fibras proteicas.

Después, los investigadores calentaron la esponja, reduciendo así los iones de oro a escamas que pudieron posteriormente fundir hasta obtener una pepita de oro. Esta pepita estaba compuesta en un 91 % de oro, lo que correspondía 22 quilates.

Ahora los investigadores quieren desarrollar la tecnología para prepararla a nivel de mercado.

Comentarios

comentarios

Related Articles

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back to top button

GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK