TECNOLOGÍA

Consumo de pescado en Semana Santa alcanzaría 75 mil toneladas



La Secretaría del Campo del Estado de México anticipa un consumo de 75 mil toneladas de pescado durante la temporada de Semana Santa, con cada mexiquense consumiendo en promedio 4.7 kilos de carne de pescado.

El Estado de México produce más de 10 mil toneladas de pescado, sin ser una entidad con litoral. (Foto: Especial)

A pesar de no tener litoral, el Estado de México produce más de 10 mil toneladas de pescado, gracias a sus criaderos y centros acuícolas, convirtiéndose así en uno de los principales productores del país.

Las especies más comunes producidas en la entidad son la carpa, trucha, tilapia y rana toro, criadas en los tres centros acuícolas estatales, y se comercializan principalmente en los mercados locales.

Destacando en producción, el Estado de México lidera en la cría de carpa y trucha, con 40 millones de crías de carpa al año y seis mil toneladas de trucha anuales.

Una especie menos conocida, la rana toro, también es producida en el estado, generando 1.8 millones de crías al año y de 100 a 120 toneladas de carne, apreciada en restaurantes gourmet.

Para fortalecer la producción acuícola, la Secretaría del Campo ofrece programas de apoyo que incluyen fortalecimiento en la producción y siembra de crías, insumos y activos acuícolas, sistemas de producción y acompañamiento técnico y capacitación.

Los interesados en estos programas pueden consultar las reglas de operación y fechas de apertura de ventanillas en el sitio web oficial de la Secretaría del Campo. https://secampo.edomex.gob.mx

Comentarios

comentarios

Related Articles

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back to top button

GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK