ENTRETENIMIENTO

Condenan a 60 años de prisión a secuestrador de menor en Nezahualcóyotl



Iván Gael Arellano Martínez ha sido sentenciado a 60 años de prisión por su participación en el secuestro de una niña de 7 años en octubre de 2014, en la región oriente del Estado de México.

En octubre de 2014 el sentenciado en complicidad con otros individuos privó de la libertad a una niña de 7 años, en calles de esta demarcación. (Foto: Especial)

La Fiscalía General de Justicia del Estado de México (FGJEM) presentó pruebas que llevaron a la Autoridad Judicial a dictar esta condena, imponiendo además una multa y reparación del daño moral.

Los hechos ocurrieron cuando la víctima, junto a su nana, se encontraba en la calle Benito Juárez en Nezahualcóyotl. Arellano Martínez, junto con cómplices, se aproximó en un vehículo con cromáticas de taxi, intentó taparle la boca a la niña y la subieron al vehículo para secuestrarla. Después, exigieron una fuerte suma económica para liberarla, pero la rápida intervención de la Fiscalía permitió liberar a la víctima y detener al responsable.

La sentencia dictada por la Autoridad Judicial incluye 60 años de prisión, una multa y la obligación de pagar reparación del daño moral. Iván Gael Arellano Martínez, tras ser encontrado culpable, fue ingresado al Centro Penitenciario y de Reinserción Social de Nezahualcóyotl, donde cumplirá su condena, con la suspensión de sus derechos civiles y políticos.

Comentarios

comentarios

Related Articles

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back to top button

GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK