MEDIO AMBIENTE

Cada año se registran temperaturas más altas en invierno



De acuerdo con el Geógrafo, Emilio Rangel del Observatorio Meteorológico Universitario, la temperatura más baja registrada en Toluca fue en enero de la década de los 80’s con -15 grados centígrados, temperatura que no se ha vuelto a registrar.

Foto: Museo Observatorio Meteorológico Universitario «Mariano Bárcena» de la UAEMéx.

Cada invierno se han registrado temperaturas más altas, en este año se registró la temperatura más baja el 24 de noviembre con 1 grado centígrado a la intemperie. El registro de temperaturas más altas en esta temporada se debe al calentamiento global y como resultado se tiene que en los últimos 10 años el número de días con heladas ha disminuido, así como el número de nevadas en el Nevado de Toluca.

Las condiciones promedio del inverno este año no se van a presentar por los cambios en la atmosfera debido a la presencia del Niño, el patrón de nubosidad y humedad, e incluso las lluvias son debido a la presencia de este fenómeno que ha estado modificando las condiciones de la atmosfera durante todo el año.

Respecto a los frentes fríos, el experto nos comentó que se esperaba que solo hubiera 5 frentes fríos en diciembre, ahora eso se modificó resultando entre 8 y 10. Es posible que durante diciembre, enero y febrero haya otra nevada.

Finalmente, Emilio Rangel nos invita, en caso de así desearlo, a visitar el volcán Xinantecátl con responsabilidad ya que las condiciones en la montaña pueden variar y tener temperaturas entre 2 y 6 grados centígrados en el cráter. Y considera que este invierno será diferente a los últimos que hemos vivido en Toluca debido a la presencia del Niño.

Comentarios

comentarios

Related Articles

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back to top button

MUCUK MUCUK MUCUK MUCUK MUCUK MUCUK MUCUK MUCUK MUCUK MUCUK MUCUK MUCUK MUCUK MUCUK MUCUK MUCUK MUCUK MUCUK MUCUK MUCUK MUCUK MUCUK MUCUK MUCUK MUCUK MUCUK MUCUK MUCUK MUCUK MUCUK MUCUK MUCUK MUCUK MUCUK MUCUK MUCUK MUCUK MUCUK MUCUK MUCUK MUCUK MUCUK MUCUK MUCUK MUCUK MUCUK MUCUK MUCUK MUCUK MUCUK MUCUK MUCUK MUCUK MUCUK MUCUK MUCUK MUCUK MUCUK MUCUK MUCUK MUCUK MUCUK MUCUK MUCUK MUCUK MUCUK MUCUK MUCUK MUCUK MUCUK MUCUK MUCUK MUCUK MUCUK MUCUK MUCUK MUCUK MUCUK MUCUK MUCUK MUCUK MUCUK MUCUK MUCUK MUCUK MUCUK MUCUK MUCUK MUCUK MUCUK MUCUK MUCUK MUCUK MUCUK MUCUK MUCUK MUCUK MUCUK MUCUK MUCUK