SEGURIDAD

Banco de Germoplasma ofrece sus servicios a los productores mexiquenses



El Banco de Germoplasma que administra el Instituto de Investigación y Capacitación Agropecuaria, Acuícola y Forestal del Estado de México (Icamex) mantiene sus puertas abiertas para los productores de la entidad que busquen semillas nativas o simplemente quieran visitarlo para saber cómo funciona.

El objetivo es reproducir y salvaguardar semillas nativas para la protección y promoción de los recursos naturales y culturales de cada región.

Esta semana, productores de Malinalco, Villa Guerrero, Tenancingo, Ocuilan, Zacualpan, Almoloya y Zumpahuacán visitaron el Banco cuyo objetivo es reproducir y salvaguardar semillas nativas para la protección y promoción de los recursos naturales y culturales de cada región mexiquense.

Dicho reservorio consta de una cámara fría donde se resguardan las 7 mil 200 accesiones de 25 familias botánicas, 55 géneros y 117 especies diferentes destacando diversos tipos de maíz, frijol y amaranto.

También cuenta con una sala exposición permanente, donde los visitantes tienen la oportunidad de admirar la diversidad de materiales y especies más relevantes que se encuentran bajo resguardo, aprendiendo sobre sus orígenes y evolución a lo largo del tiempo.

La visita no sólo ofreció una visión amplia sobre la importante labor de resguardo de semillas en el Banco de Germoplasma, sino que también sirvió como un espacio de intercambio de conocimientos y experiencias entre el Icamex y los productores agropecuarios regionales.

Las semillas del Banco de Germoplasma están a disposición de los productores en general, con el propósito de que ellos mismos puedan reproducirlas y adaptarlas a sus condiciones regionales, siguiendo rigurosamente las recomendaciones para una multiplicación adecuada.

Comentarios

comentarios

Related Articles

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back to top button

GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK