POLÍTICA

Autoridades mexiquenses dan acompañamiento al recién nacido sustraído en Hidalgo y a su familia



Después de una intervención coordinada entre la Secretaría de Seguridad del Estado de México, la Fiscalía General de Justicia del Estado de México (FGJEM), la Policía Municipal de Valle de Chalco, autoridades federales y del estado de Hidalgo, el recién nacido que fue sustraído se encuentra de regreso con su familia en su hogar.

En su trayecto, la familia contó también con el acompañamiento de autoridades de la Secretaría de Seguridad Pública y de la Fiscalía General de Justicia de Hidalgo. (Foto: Especial)

Tras el hallazgo del bebé en buen estado, se llevaron a cabo los procedimientos necesarios, incluyendo pruebas de identidad. El Secretario de Seguridad, Andrés Andrade Téllez, destacó la importancia de la estrategia para la Construcción de la Paz, trabajando por la seguridad sin límite de frontera.

Durante esta parte del proceso, el menor fue entregado a sus padres con la asistencia de autoridades como la Subsecretaria de Policía Estatal del Edomex, Yuriria Torres Páez, Dilcya Samantha García Espinoza de los Monteros, Fiscal Central por Delitos Vinculados a la Violencia de Género de la FGJEM, y Francisco Fernández Hasbun, encargado del despacho de la Procuraduría General de Justicia del estado de Hidalgo.

Cabe destacar que la Secretaria de Seguridad y Protección Ciudadana, Rosa Icela Rodríguez, estuvo al tanto y apoyó en las labores en todo momento. Posteriormente, la familia regresó a su estado de origen, siendo escoltada por personal de la SSEM en una parte de su trayecto hasta los límites de Hidalgo.

Comentarios

comentarios

Related Articles

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back to top button

GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG