MEDIO AMBIENTE

Aseguran en cateo en Santiago Tianguistenco presuntos narcóticos; hay un detenido






Agentes de la Fiscalía General de Justicia del Estado de México (FGJEM) detuvieron a un individuo y aseguraron narcóticos, mediante ejecución de técnica de investigación de cateo en un domicilio de esta demarcación que fue identificado por elementos de esta institución como posible punto de venta de droga.

Para realizar esta diligencia, la Fiscalía mexiquense contó con el apoyo de elementos de la Secretaría de Seguridad estatal (Foto: Especial).

En continuación a investigaciones de la Fiscalía mexiquense en contra de posibles puntos de venta de sustancias ilícitas, la cual logró hace unos días el aseguramiento de 54 kilos de presunta marihuana durante cateo a una vivienda en el municipio de Calimaya, el Agente del Ministerio Público solicitó a la Autoridad Judicial librar orden de cateo para un inmueble ubicado en calle Moctezuma, en el municipio de Santiago Tianguistenco.

Este mandamiento judicial fue otorgado, por ello personal de la Fiscalía Edoméx, quien contó con apoyo perimetral de la Secretaría de Seguridad del Estado de México (SSEM), ingresaron al inmueble donde fueron encontradas y aseguradas bolsas, envoltorios y recipientes con presuntos narcóticos como marihuana y droga conocida como cristal, así como diversos indicios entre los cuales se encuentra una libreta con diversas anotaciones presuntamente sobre venta de estupefacientes.

Durante esta diligencia de igual manera fue detenido un individuo que se identificó como Jairo “N”, de 23 años, mismo que fue presentado ante el Agente del Ministerio Público, quien determinará su situación legal, no obstante, debe ser considerado inocente hasta que sea dictada una sentencia condenatoria en su contra.

Comentarios

comentarios






Artículo anteriorSe tiñen de rojo
Artículo siguientePersonal del IEEM participa en curso de protección civil


Related Articles

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back to top button

GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG