EDUCACIÓN

Ante huelga en cárceles del Edomex, secretario niega problemas



Personas privadas de su libertad en cárceles del Estado de México, iniciaron una huelga, esto para denunciar que existe una crisis alimentaria, de medicamentos y agua al interior de los centros penitenciarios.

Andrés Andrade Téllez, secretario de Seguridad (Foto: Sonia Vilchis).

Al respecto, el secretario de Seguridad, Andrés Andrade Telléz, negó que exista un problema de falta de alimentos o agua, pues reconoció que tiene un área de oportunidad en la dotación de medicinas.

Recordó que por ahora tienen a 176 personas en huelga afuera de los centros de Ecatepec, Bordo de Xochiaca, Otumba, Santiaguito, Sultepec, Tenango del Valle, Tlalnepantla y Texcoco, en donde una persona privada de la libertad se encuentra en huelga de hambre.

Fue la Red Solidaria Década Contra la Impunidad, y Presunción de la Inocencia, quien acusó al gobierno de Delfina Gómez, por permitir el desabasto de alimentos en los penales de Otumba, Texcoco, Barrientos, Neza Bordo, Chiconautla, Santiaguito, Tenango Del Valle, Chalco y Sultepec.

A decir del funcionario actualmente en los 22 centros penitenciarios del Estado de México, hay 35 mil 509 personas privadas de la libertad, cuando tienen solo una capacidad de 14 mil 417 espacios, es decir, tienen una sobrepoblación carcelaria de 246 por ciento.

Esto quiere decir que en promedio se entregan 3 millones 755 mil 589 raciones alimentarias todos los días, de ahí que tengan que adquirir hasta 140 toneladas de harina de maíz al mes y 256 toneladas de abarrotes, entre huevo, frijol, azúcar y arroz, entre otros insumos.

Comentarios

comentarios

Related Articles

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back to top button

GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK