EDUCACIÓN

Abraham Saroné pide conciencia para no entorpecer entrega de libros de texto



Para Abraham Saroné Campos, diputado presidente de la Comisión de Educación, Ciencia y Tecnología de la Cámara de Diputados, es desafortunado que haya escuelas donde a más de la mitad del ciclo escolar, no se hayan entregado los libros de texto en el nivel básico.

Abraham Saroné Campos, diputado presidente de la Comisión de Educación, Ciencia y Tecnología de la Cámara de Diputados (Foto: Manuel Luna).

“Sí pues este tema desafortunadamente creo que es una de las situaciones que entorpecen la estrategia que se tiene, que yo creo que tendrían que ser más conscientes quienes están haciendo estas circunstancias, darle seguimiento a una situación que limita el poder aprovechar de esta herramienta pedagógica que es muy importante, que son la los libros de texto”.

Lo anterior ha estado limitando parcialmente afirmó, ya que el docente busca la estrategia para acercarse del contenido que contempla el libro de texto, y a estas alturas de manera virtual se hace, aunque lo idóneo es que el material llegue para lo que fue diseñado, que es a los alumnos.

Por lo anterior, dijo estar al pendiente de todo el proceso, e hizo votos para que las personas que están incidiendo en que no se tengan los libros puedan concientizarse, y si hay algún debate o alguna propuesta, que la hagan pero que ya dejen que fluyan las herramientas pedagógicas, pues reconoció que no son productos acabados y  pueden mejorarse y robustecerse.

Comentarios

comentarios

Related Articles

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back to top button

GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK