DINERO

18 años de prisión por trata de personas en Tecámac






La Fiscalía General de Justicia del Estado de México (FGJEM) logró obtener una sentencia de condena de 18 años de prisión para Juan Martín Castillo Juárez y Karina Pineda Vargas, quienes fueron acusados de trata de personas en agravio de una niña de 12 años en el municipio de Tecámac.

Uno de los sentenciados conoció a la víctima mediante la red social TikTok; se hizo pasar por un adolescente y con amenazas obligó a la menor a abandonar su núcleo familiar, para que luego pidiera dinero y comida en este municipio. (Foto: Especial)

La pareja sentimental, que conoció a la víctima a través de la red social TikTok, se hizo pasar por un adolescente para ganarse la confianza de la menor. Posteriormente, utilizando amenazas, obligaron a la niña a abandonar su núcleo familiar. Una vez alejada de su hogar, la forzaron a pedir dinero, comida y otros insumos en diversos negocios de Tecámac.

La víctima fue sustraída del domicilio de los responsables en agosto de 2021 por su madre, quien denunció los hechos ante la Fiscalía estatal. Tras una exhaustiva indagatoria, se identificó a los responsables y se solicitó una orden de aprehensión. Juan Martín Castillo Juárez y Karina Pineda Vargas fueron detenidos en julio y agosto de 2022, respectivamente, y quedaron a disposición de la Autoridad Judicial en el Centro Penitenciario y de Reinserción Social de Ecatepec.

Además de la pena privativa de libertad de 18 años, la pareja deberá pagar una multa de 1 millón 387 mil 475 pesos y 184 mil 430 pesos como reparación del daño. También se suspendieron sus derechos civiles y políticos.

Comentarios

comentarios






Artículo anteriorSecretaría de Medio Ambiente realizará Audiencias Ciudadanas
Artículo siguienteSeguridad turística: Operativos en Zonas Emblemáticas del Estado de México


Related Articles

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back to top button

GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK