MEDIO AMBIENTE

1 de cada 4 matrimonios en el Edomex terminan en divorcio



Uno de cada 4 matrimonios que se desarrollan en el Estado de México terminan en divorcio y en muchos de los casos en pérdidas económicas y daños económicos severos.

Victoria Estrada, Directora de la firma Co Legal. (Foto: Rebeca Morales)

Solo en el último año en el Estado de México se registraron más de 16 mil divorcios, una tasa creciente desde el inicio de la pandemia superior al 6.4 por ciento.

Victoria Estrada, Directora de la firma Co Legal, señaló que un divorcio en condiciones amistosas y de respeto puede resolverse en un plazo de 3 a 5 meses con un costo que va de los 6 a 10 mil pesos acorde al abogado, pero enfrentar un proceso de pelea por los bienes e incluso la custodia de los menores puede llevar más de 4 años.

“Uno es que se casan por bienes mancomunados que si es un tema, hay que reflexionar antes de casarse y sobre todo no asegurarte con la persona que te casas, qué tipo de persona es y qué tanto puede compartirse en los bienes que se vayan creando”.

Refirió que desde 2008 uno de los puntos que ha sido importante en la materia es que ya no es necesario justificar o tener una razón para el divorcio por lo que se puede tener un proceso más libre.

Los procesos se pueden desarrollar mediante instancias públicas o abogados de oficio sin costo pero además debe tenerse cuidado cuando los abogados cobran porcentajes sobre lo que se puede ganar a la contraparte.

“Hay abogados que incluso te cobran por lo que logren rescatar de los bienes de la contraparte y eso si ya depende mucho de cada abogado pero deberíamos de darles acceso q la justicia a todas las personas que lo necesitan con un honorario consciente”.

Los procesos se alargan por controversias de convivencia, pensión, acceso a alimentos y dependiendo de los puntos de coincidencia superar los 3 años de proceso.

Comentarios

comentarios

Related Articles

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back to top button

GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK